Aloes

Aloe: TODO sobre sus tipos, características y cultivo

Los Aloe, de nombre común áloe, acíbar o sábila, son un género de plantas suculentas muy comunes en muchas partes del mundo. Este género de suculentas pertenece la familia Asphodelaceae, subfamilia Asphodeloideae y son originarios de África, Madagascar Arabia e india.

Así mismo los Aloe son muy utilizados como plantas medicinales, siendo las suculentas menos irritantes debido a que poseen menos aloína. Además existe una gran variedad de recetas caseras  elaboradas a base de sábila y de igual forma su uso industrial es muy frecuente.

hoy en día, no resulta extraño encontrar a los Aloe como ingrediente principal en diferentes productos comerciales, bien sea en champús, cremas para aliviar quemaduras leves y otras molestias.

Entre las principales característica de este tipo de planta suculenta encontramos sus hojas alargadas de color verde azulado, algunas desarrollan flores amarillas o de color naranja.

Entre los beneficios que aportan a la salud la mayoría de las especies de aloe encontramos:

  • Son digestivos y depurativos.
  • Potentes bactericidas.
  • Laxantes, purgantes y colagogos.
  • Buen regenerador celular, demulcente e hidratante.
  • Son desintoxicantes,  antisépticos y antiinflamatorios.
  • Excelentes analgésicos, antivirales e, inhibidores del dolor.
  • Son anti-coagulantes y estimuladores del sistema inmune.
  • Reino: plantae
  • Clado: Angiospermas
  • Orden: Asparagales
  • Familia: Asphodelacecae
  • Género: Aloe

Tipos de Aloe

Existe una gran variedad de especies de Aloe. A continuación conoce algunas de las más representativas y comunes de las que se han clasificado a la fecha:

Aloe belleza negra

Belleza negra Black Beauty

Aloe ‘Hellskloof Bells'

Hellskloof Bells

Aloe 'Doran Black'

'Doran Black'

Aloe Nobilis

Nobilis "Diente dorado"

Aloe Manchado

Aloe manchado

Aloe abanico

Aloe Plicatilis "abanico"

Aloe polyphylla

polyphylla o Espiral

Aloe Vera

Aloe vera

gasteraloe

Gasteraloe crepúsculo

Gasteraloe green ice

Gasteraloe Green Ice

Características de los aloe

  • Poseen espinas en forma de diente.

  • Estas plantas en su gran mayoría no desarrollan tallo. En pocos casos poseen un tallo de hasta 25 cm de longitud.

  • Poseen forma de roseta espesa y vertical.

  • Sus hojas pueden alcanzar una longitud entre 40 y 50 cm, con una base entre 6 y 7 cm.

  • Poseen hojas  gruesas y carnosas.

  • Retienen el agua.

  • Su color es verde grisáceo, a menudo con tonos rojizos, y las plantas jóvenes suelen tener manchas.

  • Esta planta generalmente se cultiva en terrenos secos y rocosos. 

  • Las raíces de los Aloe son relativamente cortas y se extienden en forma plana por la tierra.

  •  La inflorescencia es simple o con una o dos ramas, alcanzando a una altura de 60 a 90 cm.

  • El racimo de flores es espeso y tiene forma cilíndrica y se estrechan hacia arriba.

  • Cada racimo puede alcanzar hasta 40 cm.

Cómo cultivar Aloe adecuamente

Son plantas de zonas tropicales y subtropicales.  Se dan mejor en suelos arenosos, secos, arcillosos y calcáreos. Son plantas que se pueden cultivar con bastante facilidad debido a que requieren poca agua, no obstante requieren mucho sol para su pleno desarrollo.

En los últimos años en América del Sur se ha incrementado el cultivo del Aloe como actividad agrícola comercial debido al auge de ésta como materia prima en la industria farmacología y en cosmetología.

Además esta planta no requiere de un sistema continuo de riego, es casi nulo ataque de plagas y enfermedades. Incluso requiere muy poca fertilización, sin embargo, lo que si resulta indispensable es un efectivo control de malezas. Esta labor, al igual que la recolección de hijos, control de cepas o macollas y cosecha, son todas manuales; lo que proporciona empleo directo e indirecto durante todo el año de la cosecha.

Cultivos caseros

Si vas a sembrar Aloe deberás hacerlo en un sustrato no muy húmedo ni frío, además de poroso y nutritivo. Se pueden usar macetas de barro, madera o plástico, o cultivar directamente en la tierra, teniendo en cuenta que deben ser expuestos al sol.

Un sustrato adecuado debe poseer 2 ó 3 centímetros de tierra rocosa y porosa en la superficie de la maceta. El sustrato debe drenar muy bien el agua y evitar su acumulación, sobre todo en las raíces. Se debe colocar el hijo del Aloe de forma muy superficial.

A la hora de realizar la plantación del aloe, hay que hacerlo a partir de uno de los brotes o hijos de una planta adulta. Es posible hacerlo a través de semillas, pero éstas son más difíciles de propagar.

En los hogares es recomendable el uso de macetas, ya que así se evita el exceso de agua, como por ejemplo el contacto constante con aguas provenientes de la lluvia.

Una vez plantada el aloe es aconsejable regar pasadas dos semanas. Luego de esto se debe regar con poca agua cada 15 u 8 días.

Plagas y enfermedades que las afectan

Son muy resistentes a las plagas y enfermedades. La mayoría de las enfermedades en ellas son consecuencia de malas técnicas de cultivo. A continuación te mostraremos las más comunes:

Ventajas del cultivo de Aloe

  • Estas plantas poseen  más de 75 propiedades indispensables para el organismo. Incluyendo vitaminas A, C y E, vitamina B12, antioxidantes. 

  • También son ricos en minerales sacáridos, aminoácidos, antraquinonas, enzimas, lignina, saponinas y ácidos salicílicos.

  • Con respecto a los aminoácidos, suministra 20 de los 22 aminoácidos requeridos y ocho de los ocho aminoácidos esenciales, con ocho enzimas, incluyendo aliasa, fosfatasa alcalina, amilasa, bradicinasa, carboxipeptidasa, catalasa, celulasa, lipasa y peroxidasa.

  • Igualmente suministra minerales como calcio, cobre, selenio, cromo, manganeso, magnesio, potasio, sodio y zinc. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *