Adromischus: todo sobre este género de suculentas

tipos de suculentas adromischus

Las adromischus son plantas suculentas pertenecientes a la familia crassulaceae. Son plantas que crecen entre las grietas de las rocas en el sur de África de manera endémica, aunque suele ser exportada a otros países como Perú o España.

Las adromischus al ser  plantas nativas de zonas desérticas, requieren de un riego mucho menos frecuente que otras plantas ornamentales. Además al ser de tipo suculento, tienen la capacidad de almacenar cierta cantidad de agua en su interior.

No obstante la capacidad de almacenar agua en sus hojas y tallos en este género y en otros tipos de plantas suculentas  hace que requiera de cuidados particulares para así evitar la muerte de la planta.

Asimismo también hay que estar al pendiente de síntomas extraños en sus hojas y asegurarse de podarlas rápidamente. De esta forma las hojas en las adromischus enfermas se pueden convertir en un vehículo de enfermedades parasitarias y un foco de enfermedad para el resto de la planta.

Las plantas suculentas del género Adromischus son pequeñas plantas con la particularidad de que pueden adquirir distintas tonalidades en sus hojas. Entre verde, rojo, negro y marrón, además son muy carnosas con hojas a veces bastante gruesas. Por lo tanto en las primeras etapas de vida de la planta es muy complicado ver el tallo tomando la forma de un pequeño arbusto.

Como en otra gran cantidad de especies de suculentas y cactos pueden desarrollar flores. Algunas son de color blanco, rojo o rosa y suelen brotar durante el verano, aunque estas no son de gran relevancia siendo opacadas por sus hojas, las cuales son su verdadero atractivo.

Adromischus cristatus
Adromischus Cristatus

Clasificación botánica

  • Reino: Plantae

  • Clado: Eudicotiledóneas

  • Orden: Saxifragales

  • Familia: Crassulaceae

  • Género: Adromischus

Tipos de Adromichus: especies más representativas

El género adromischus posee unas 80 especies descritas, aunque solamente 28 de estas son aceptadas.

Está planta cuenta con una cierta afinidad con otra planta de tipo suculento, la Cotyledon, por lo que muchos libros suelen encuadrarlas en el mismo taxón en ocasiones, aunque posean subgéneros completamente distintos.

A continuación conocerás las especies más destacadas de esta planta:

adromischus cooperi

Cooperi

adromischus marianae

Adromischus Marianae

Ventajas de cultivar este género de suculentas

  • Todas las adromischus poseen un color particular que se desarrolla al exponerse al sol. Por lo tanto cada planta posee un estilo propio, lo que permite encajar en, prácticamente, cualquier jardín e incluso puede estar con varias plantas de su mismo género en un mismo sitio sin temor a que estas adquieran un estilo básico o simple.
  • Muchas personas utilizan las hojas del adromischus para usos medicinales como el tratamiento de quemaduras, infecciones, verrugas o picaduras de insectos, teniendo efectos similares al aloe vera.
  • Lo más que puede medir una adromischus son 45 cm de alto y 61 cm de ancho, por lo que no consume mucho espacio y tampoco hay que cambiarla de maceta en maceta constantemente.

Desventajas de cultivar este género de suculentas

  • Esta planta puede ser atacada por ciertas plagas como pulgones o cochinillas que, si no se trata rápidamente con insecticida, pueden causar daños permanentes en la planta. Aquí puedes leer Cómo deshacerse de los insectos en las suculentas
  • La adromischus requiere de cuidados constantes, además que para poder adquirir esos hermosos colores en sus hojas, es necesario someterlas a ciertas situaciones que, si no se maneja bien, puede dañar la planta completamente sin reparos.
  • Ya que la adromischus suele alargarse con el pasar de los años, estas pierden sus hojas basales con el paso del tiempo.
adromischus maculatus

Cómo cultivar las Adromischus adecuamente

  • Temperatura: La adromischus debe mantenerse en temperaturas altas, sin ser expuesta al sol de manera constante, en una ubicación semisombreada en los interiores. No puede sobrevivir a temperaturas bajas, soportando un máximo de -5ºC, pero sólo por un corto periodo de tiempo antes de sufrir daños que sean irreversibles.
  • Riego: Hay que regar de una forma moderada la adromischus, de manera que esté hidratada, pero sin exagerar porque una cantidad muy abundante puede hacer que las raíces se pudran. Cuando se vaya a volver a regar la planta hay que estar seguro que el sustrato esté completamente seco ingresando un dedo en la tierra y evaluando el grado de humedad. Aquí puedes leer sobre Cómo regar tu planta suculenta: Aprende a hacerlo apropiadamente
  • Sustrato: Para evitar que la tierra permanezca muy húmeda por varios días, y suceda lo que ya explicamos en el punto anterior, usa un sustrato que posea elementos drenantes como perlita, pómice o grava volcánica, junto a la típica materia orgánica compostada. Si careces de este tipo de sustrato, lo mejor será reducir aún más la cantidad de agua que se echa a la adromischus. Aquí puedes leer sobre Sustrato para suculentas: Aprende a preparar un suelo bien drenado

¿Sobre qué otra suculenta te gustaría leer?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *