Cómo trasplantar suculentas: Guía paso a paso

Cómo trasplantar suculentas

Trasplantar suculentas es una de los procedimientos más frecuentes que los cultivadores de estas plantas hacemos a diario. Sin embargo para muchos novatos o entusiastas, este procedimiento puede llegar a ser una batalla cuesta arriba, no obstante una vez que aprendes la técnica adecuada, te resultará más fácil de lo que parece.

En este artículo, vamos a crear una guía sencilla y paso a paso sobre el proceso de trasplante de suculentas de un lugar a otro de manera adecuada. Si está buscando aprender a trasplantar suculentas no te lo pierdas.

¿Por qué es necesario aprender a trasplantar suculentas?

 

Este proceso es muy necesario e importante pues nuestras plantas crecerán y necesitarán más espacio para seguirlo haciendo.

Esto se verá sobre todo cuando compramos plantas miniatura para nuestro escritorio o decorar espacios, pero la pequeña sigue su ciclo natural de pasar a una edad más madura.

 

cuando trasplantar suculentas
El aloe de la imagen, ha crecido demasiado, se nota pues ya se desborda fuera de su maceta.

¿Cómo sé cuándo trasplantar suculentas?
Como puedes ver tiene muchas raíces desarrolladas.

Cómo trasplantar un cactus sin lastimarte las manos

 

  1. Consigue un trozo de periódico usado o cualquier otro papel grueso y enróllalo
  2. Ahora coloca el rollo de papel en forma de ojal alrededor de tu suculenta espinosa.
  3. Seguidamente toma ambos lados del periódico donde se encuentran formando un círculo alrededor de la planta.
  4. Luego inclina suavemente el cactus y la maceta de lado
  5. Finalmente utiliza el papel enrollado como asa para sacar firmemente la planta de la maceta.

Consejo: herramientas como alicates y guantes adecuados también son perfectos para ayudarte a trasplantar suculentas espinosas de forma segura.

Un papel enrollado ayuda con las espinas de tus cactus

Cómo trasplantar una suculenta

 

  1. En primer lugar coloca la planta suculenta en el suelo.
  2. Pase los dedos por la base de la planta.
  3. Voltea la maceta con la suculenta de lado.
  4. Separe lentamente la maceta del cepellón.

Recuerda retirar cualquier parte de la raíz qe esté podrida o muerta. Las raíces sanas suelen ser de color claro a marrón claro y firmes.

Es probable que las raíces fangosas o de color marrón oscuro a negro se pudran. También acorte un poco el cepellón si es necesario.

Las raíces se regenerarán nuevamente; acortarlas también puede estimular el crecimiento. Deja la planta suculenta un poco para que las heridas se sequen.

Proceso de replantar

 

Se ha eliminado la tierra de cactus alrededor de las raíces.

En el caso de recipientes más grandes, deberás intentar que los orificios de drenaje de la nueva maceta se cubran con pequeñas rocas porosas, como lava o fragmentos de arcilla para que no se obstruyan con el nuevo sustrato. Esta técnica garantiza el buen drenaje del exceso de agua.

Llena la maceta con sustrato hasta la mitad de la altura. El sustrato adecuado debe ser una combinación de piedras y 30-60% mezclado con componentes minerales. Use una mezcla de 2/3 de turba y 1/3 de arena gruesa para Rhipsalis y Hoyas.

Luego coloca la planta sobre el sustrato, asegúrate que la planta quede justo en medio de la maceta y que el cuerpo de la planta no quede enterrada tan profundo en el sustrato. Las suculentas plantadas con demasiada profundidad a menudo comienzan a pudrirse en el cuello de la raíz.

Insertar en el medio

Rellena los espacios alrededor de la planta suculenta con sustrato y compacta ligeramente con los dedos.

Opcionalmente, se puede utilizar un suelo superior (por ejemplo, piedras más finas, rocas de lava, arena gruesa, arenilla o arcilla expandida y mucho más). Esto le da a la planta un aspecto uniforme. Además, el sustrato está protegido de la deshidratación y las semillas de malas hierbas (si están en el jardín en verano).

Luego, colóquelo en un lugar cálido, brillante y parcialmente sombreado. Se debe evitar el pleno sol del mediodía, especialmente al aire libre en los meses de verano, durante las primeras 3-4 semanas hasta que se hayan formado buenas raíces nuevas. Riegue las suculentas recién plantadas solo después de una semana. Esto reduce el riesgo de pudrición de la raíz.

Caso especial de Bonsai

El bonsái se puede cultivar a partir de muchas suculentas. El trasplante regular es una medida indispensable para el cuidado de estas plantas especialmente cultivadas. Como regla general, los árboles en miniatura se cultivan en macetas llamativamente pequeñas para limitar el crecimiento y por razones estilísticas.

Esto crea una apariencia estética general para la planta. Mientras que otras plantas en macetas se colocan principalmente en contenedores más grandes después de la maceta, el bonsái se vuelve a plantar en el contenedor que se usó anteriormente (límpielo antes de reutilizarlo o use otro, pero del mismo tamaño).

Además, la planta se somete a una poda radicular para reducir la masa radicular y favorecer la ramificación del cepellón, de modo que se forme un sistema radicular fino y uniforme. Las plantas absorben nutrientes con los brotes frescos, las llamadas raíces del cabello. Reemplazar el sustrato proporciona al bonsái nutrientes vitales y frescos. De esta forma se mantiene saludable pero no crece en exceso.

Casos donde será necesario trasplantar tus suculentas

 

1. Planta suculenta recién comprada

 

Cuando compres una suculenta por primera vez,  en la mayoría de los casos vendrá en su propio recipiente de plástico de color negro. Sin embargo, a largo plazo, dejar la planta en este recipiente será perjudicial para la salud de la planta, ya que impedirá su crecimiento y proporcionará un mal drenaje del agua.

También trasplantar suculentas recién compradas te ayudará a detectar parásitos que puedan haber adquirido desde el vivero.

Este último aspecto es muy importante, y de hecho cuando compres una nueva planta deberías someterla a un procedimiento de cuarentena de al menos 2 semanas.

Al revisar las raíces de tu nueva planta, podrás exterminar cualquier parásito remanente que quede.

 

2. La planta suculenta ha superado el tamaño del contenedor

 

trasplante de suculentas crecidas

 

Es una buena señal siempre que su suculenta supere su recipiente. Esto significa que está sana pues ha recibido los nutrientes adecuados y la luz necesaria para su perfecto crecimiento.

Una forma segura de saber si su suculenta es demasiado grande es mirando la parte superior del sustrato. Por lo general muestra un ligero a mucho más marcado desborde. También se podrán ver algunas raíces brotando de los lados de la maceta o de los orificios de drenaje.

Este fenómeno se llama "cepellón". Los cepellones son indicativos del agotamiento de nutrientes en el suelo y, si no se hace nada para solucionar la situación, el crecimiento de las suculentas eventualmente se detendrá.

 

3. Cambio de suelo planificado

 

A veces, el acto de trasplantar suculentas no significa que la maceta deba cambiarse. También podría significar que el suelo de cactus ya no contienen suficientes nutrientes o ya se ha dañado y necesita ser reemplazado por sustrato nuevo.

Siempre debes cambiar la tierra cada vez que compres una nueva suculenta. Muchos continúan usando la misma tierra del vivero donde lo has comprado, sin embargo es un gran error. Lo más probable es que la tierra del vivero que viene con las suculentas haya sido regada demasiado, esté ya dañado, tenga parásitos o ya no contenga suficientes nutrientes.

 

¿Cómo saber cuándo trasplantar las suculentas?

 

Si muchas de las razones anteriores no aplican en tu caso debes saber que de igual forma deberías planificar trasplantar tus suculentas una vez cada 2 años. Este lapso es netamente preventivo, de esta forma nos aseguramos de mantener un sustrato sano que permita que tu planta reciba los nutrientes que necesita a diario. Esto también evita que se formen cepellones.

Además de restaurar los nutrientes necesarios para una suculenta saludable, trasplantar las suculentas también asegura que la mezcla del suelo se mantenga aireada y proporcione un amplio espacio para que las raíces crezcan.

 

¿Riego las suculentas después de trasplantarlas?

 

Después de haber trasplantado con éxito sus suculentas, para ese primer riego que cree que es primordial, necesitará un poco de paciencia. Es ideal para dejar que la planta se aclimate a su nuevo estado y las raíces se nutran del suelo de cactus para otra semana antes de regar.

¿Con qué frecuencia se deben trasplantar las suculentas?

 

Después de uno a cinco años, la maceta en la que ha plantado sus suculentas probablemente estará completamente cubierta de raíces. Para que la suculenta continúe creciendo y prosperando, deberás mudar la planta a un nuevo recipiente.

De igual forma debes saber que la frecuencia de trasplante de suculentas dependerá también de la especie particular que tengas.

Si no estás seguro de si todavía hay espacio para las raíces o si su especie suculenta crece rápido o lentamente, simplemente puede trasplantarlas cada dos o tres años.

¿Cuándo es un buen momento para trasplantar suculentas?

 

La temporada perfecta para replantar suculentas es entre el final del invierno y el comienzo de la primavera. Bajo ninguna circunstancia debe trasplantar las suculentas en el verano; las plantas crecen más rápido en esta época del año y podría interrumpir este proceso al trasplantarlas.

¿Cuándo es el mejor momento para trasplantar un cactus?

 

En el caso de los cactus, el mejor momento para trasplantar será entre marzo y mayo (nunca en invierno). Si desea trasplantar tus cactus, debe dejar de regarlo muchos días antes de realizar el procedimiento, ya que es más fácil de retirar la planta cuidadosamente de un suelo seco.

 

¿Por qué murió mi planta después de trasplantarla?

 

En muchos casos esto se deberá a que las raíces de tu planta están débiles. Ya sea en el caso de una vieja planta o propagando nuevos esquejes, si las raíces suculentas o las hojas callosas se someten a un exceso de humedad, morirán.

Muchas de estas plantas cuando se replantan nuevamente no absorberán el agua de forma eficiente. Si el suelo contienen mucha humedad las raíces se pudrirán rápidamente.

Ayuda a tus suculentas recién trasplantadas brindando suficiente luz solar y el aire, que son componentes muy importantes para que una suculenta trasplantada goce de buena salud.

Así mismo las raíces necesitarán tiempo para reparar cualquier daño causado por el trasplante. Después de al menos siete días es cuando debes proceder a regar tu suculenta con moderación, de esta forma podrás ayudarla a ir poco a poco recuperando su capacidad de absorción de agua por las raíces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *